);
The Last Dance

"The Last Dance" Episodio 10: los mejores momentos

Tras el estreno de "The Last Dance" la fiebre por los Chicago Bulls de aquella época se ha disparado. El documental centrado en Michael Jordan y en el mítico equipo que dominó la NBA en la década de los 90 ya ha estrenado todos los episodios completando así la producción audiovisual de Netflix e ESPN.

Atención: alerta de spoiler

Toca repasar lo que dejan de sí las dos últimas entregas de esta semana, los episodios 9 y 10. Tras el 7 y el 8, de los más interesantes del documental, el noveno narra la consecución del anillo en 1997 así como la decisiva serie el año siguiente contra Indiana Pacers en el único séptimo partido desde que Chicago se alzó campeón en 1991.

Los mejores momentos del documental ➡️ Episodio 1 | Episodio 2 | Episodio 3 | Episodio 4 | Episodio 5 | Episodio 6 | Episodio 7 | Episodio 8 | Episodio 9

Utah, lugar hostil

Salt Lake City recibió a los Chicago Bulls de la mejor manera posible en aquel mes de junio de 1998, haciéndoles saber desde el inicio que les iban a tener detrás, respirándoles en la nuca y haciendo de cada encuentro en el Delta Center un verdadero infierno.

Las más de 15.000 almas que durante todos los encuentros en el estadio de los Jazz hicieron de este un lugar inhabitable sembraron un clima perfecto en donde Jordan se sentía como en casa. Abstraído de todo ruido y disfrutando de la tensión, el jugador de los Bulls aparece en los entrenamientos y en los momentos pre partido visiblemente feliz y descansado.

Uno de los momentos más divertidos del episodio llega precisamente en la previa del Game 1 cuando, acabada la sesión, todos los suplentes compiten por anotar un tiro desde la banda . Falla Harper, falla Kerr y entonces llega Michael para anotarlo en su primer intento, dejando claro una vez más su constante necesidad de competir y lo bien que gestionaba la presión.

"Rodzilla"

Instantes después de pasar por encima de los Jazz en el Game 3 por la mayor diferencia en la historia de las Finales y la menor anotación en la NBA desde la introducción del reloj de posesión, Dennis Rodman volvió a hacer de las suyas.

Rápidamente abandonó el United Center y puso rumbo a Detroit para unirse a un evento multitudinario de lucha libre en la WWE. Allí junto al conocido Hulk Hogan, el jugador de los Bulls se pasó celebrando ante cientos de personas la victoria en las Finales perdiéndose el siguiente entrenamiento con el equipo donde todo el cuerpo técnico mostró su enfado con él.

Como no podía ser de otra forma, los medios se centraron en la escapada nocturna del Gusano y en el episodio 10 se muestra cómo Rodman tuvo que escapar por la puerta de atrás huyendo de todas las cámaras y periodistas.

"El trabajo no está hecho"

Acabado el Game 4 los Bulls parecían encaminados a cerrar la serie en el siguiente partido. Tras perder el primer encuentro de la serie y ganar los tres siguientes Chicago estaba en su mejor momento y con opciones de superar fácilmente a los Jazz.

Jordan, sin embargo, consciente de lo difícil que iba a ser dejó unas declaraciones que años después repetiría Kobe Bryant tras colocarse 2-0 en las Finales de 2009.

Un partido para la historia

El partido más visto de aquella temporada, la culminación del éxito de los Bulls y que fue seguido por más de 72 millones de personas en Estados Unidos. El décimo y último episodio de la serie-documental alcanza su clímax en con el Game 6 como no podía ser de otra forma.

Jason Hehir y su equipo nos trasladan de la manera más épica al ambiente que rodeaba al Delta Center con Jordan completamente abstraído, disfrutando de la calma antes de la tormenta. Una noche no sin problemas para Chicago con la lesión de Scottie Pippen de por medio que tuvo que sufrir lo indecible para mantenerse en cancha e impulsar a MJ para conseguir el triunfo.

Toda la narrativa acaba convergiendo en un punto: el último minuto. Tras una serie muy negativa del escolta de los Bulls en el lanzamiento todas las miradas estaban puestas en él y solamente necesitó tres posesiones para conseguir el triunfo. La primera una bandeja forzada por el lado derecho para poner a los suyos a tan solo un punto de distancia. Acto seguido Su Majestad pasa a relatar cómo sabía que los Jazz iban a entregar a Malone el balón al poste bajo y acaba robándole el balón para tener la última acción. Después, se hizo el milagro.

No habrá séptimo

Desde el inicio de aquella temporada y del documental se repitió una y otra vez que aunque se consiguiese el sexto anillo no habría opción para revalidarlo al siguiente año. La gerencia con Krause al frente negaron al equipo su opción de intentarlo una vez más.

Sin embargo, la entrevista con Jerry Reinsdorf descubre los entresijos de los días posteriores al éxito en Utah. Al parecer el dueño de la franquicia tuvo una conversación con Phil Jackson en la que le ofreció la renovación para intentar de nuevo la épica. El afamado técnico rehusó de aceptarla por respeto a la decisión de Krause y por la necesidad de tener un descanso.

Además, el ejecutivo explica las razones por las cuales tomaron la determinación de no rearmar el equipo campeón de 1998 amparándose en que el valor de mercado del grupo era mayor del que podían tener realmente además de la avanzada edad de los principales jugadores.

Jordan por su parte, deja claro que él habría querido intentarlo por lo menos y que sigue sin poder comprender la decisión de la gerencia. "Es enloquecedor. Sentí que podríamos haber ganado siete (títulos) ", dijo Jordan en el episodio final de" The Last Dance. "Realmente creo eso. Puede que no tengamos. Pero no poder intentarlo, es algo que no puedo aceptar".

"¿Crees que habrían firmado? Sí, habrían firmado ", dijo Jordan. "¿Habría firmado por un año? Sí, habría firmado por un año. Había estado firmando contratos de un año hasta ese momento. ¿Phil lo habría hecho? Si. Ahora Pip, tendrías que hacer algo convincente. Pero si Phil iba a estar allí, si Dennis iba a estar allí, si MJ iba a estar allí. ¿Para ganar nuestro séptimo? Pip no iba a fallar en eso.".

El último acto de Jackson

Acabadas las celebraciones públicas, Phil Jackson quiso tener un último acto de grupo con el que despedirse a lo grande. Reunió a todos los integrantes del equipo y les pidió que escribiesen unas palabras sobre la temporada dedicadas a sus compañeros o al éxito conseguido.

"Todos los hombres tenían palabras emocionales que decir", dijo Steve Kerr. " Y recuerdo que Michael escribió un poema".

"No soy poeta. Acabo de decir lo que sentí en ese momento ", recordó Jordan. "Siempre íbamos a estar unidos. Dices gracias por el pasado, disfruta el momento, asegurémonos de terminarlo bien".

Una vez que todos leyeron sus palabras, Jackson apagó las luces y prendió el recipiente donde estaban todos los pasajes. Un final emotivo y lleno de simbolismo que unió a todos sus integrantes.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Julius Randle en el Madison Square Garden
Panorama de los Knicks para la 2020-2021
Carlos Herrera Luyando
duplas
Las 10 parejas que más se asisten en la 2019-20
Juan Estevez
Graham Hornets Rozier
Test de compatibilidad: Graham y Rozier
Juan Estevez
Draft
La Guía del NBA Draft 2020: sistema y jugadores
Juan Estevez
NBA entrenamiento
La progresiva vuelta a los trabajos para los equipos
NBA.com Staff
LeBron
LeBron vs. LeBron: ¿cómo ha evolucionado su juego?
Juan Estevez
Más noticias