);
San Antonio Spurs

Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker: haciendo historia a la manera de los Spurs

Parker Duncan Ginobili
Getty Images

La historia es bondadosa con los que ganan. Ni hablar si lo hicieron de forma repetida y sistemática, como aquel trío que ganó cuatro títulos de la NBA, 575 partidos de temporada regular y 126 choques de Playoffs en 14 temporadas, en las que siempre tuvieron un porcentaje de victorias superior al 60% y solamente en tres años no lograron al menos ganar una serie de postemporada. Pero la historia del trío conformado por Tim Duncan, Emanuel Ginóbili y Tony Parker excede las conquistas obtenidas en San Antonio Spurs.

Ellos tres fueron, junto al entrenador Gregg Popovich y el manager RC Buford, el núcleo del "Spurs Way", traducible como "la manera Spurs de hacer las cosas". Toda una filosofía de equipo, algo raro de mantenerse en las franquicias NBA a lo largo del tiempo, que cambió la historia del conjunto texano y en cierto punto la de la NBA.

MÁS |NBA Power Rankings 2019-2020: Semana 3

En una liga que tuvo muchos tríos legendarios, como Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman; Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish; LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh; Magic Johnson, Kareem Abdul Jabbar y James Worthy; o el que todavía sobrevive en Golden State, conformado por Steph Curry, Klay Thompson y Draymond Green. El de los Spurs sobresale por varios motivos: victorias, forma de construcción (los tres llegaron via Draft), tiempo juntos, regularidad y un sentido de unidad grupal increíble.

"Tenemos gente buena, de gran corazón, que únicamente se preocupa por el equipo, y creo que así es más fácil que todos sigamos ese camino", comentó Tony Parker en 2014 después del que sería su último título. "Ustedes tres lideran la ruta y hacen que sea más fácil de seguir para nosotros", le contestó Popovich. "Todos entendemos nuestros roles, ninguno quiere tener más", agregaba Ginóbili en una conversación de cuatro en la que también estaba presente Tim Duncan, perteneciente a un documental.

MÁS | NBA House Podcast: Boston Celtics y candidatos a debutar en el All-Star, con Manu de la Torre

"Se que les arruiné sus estadísticas, que fueron menores de lo que podrían haber hecho, pero lo que hicieron por el equipo fue increíble y soy un afortunado debido a que lo permitieron", cerró Pop, celebrando una historia que por entonces ya llevaba más de 10 años.

A la entrada de las instalaciones de entrenamiento de San Antonio se puede ver la imagen de una piedra gigante y un martillo. Junto a eso está la siguiente frase, escrita en diversos idiomas: "Cuando nada parece ayudarme, voy a ver a un picapiedras golpear una roca. Quizá lo hace unas 100 veces sin que la piedra muestre una sola grieta. Pero al golpe 101 se quiebra en dos partes y yo se que no fue por ese impacto, sino por todo lo que había sucedido antes" - Jacob Riis. Esa frase, además de ser un buen punto de motivación para el duro entrenamiento de un deportista profesional, ejemplifica bien el largo pero consistente proceso de construcción de San Antonio, sumando pieza por pieza en el Draft (Duncan fue el pick 1 de 1997, Ginóbili el pick 57 de 1999 y Parker el pick 28 de 2001). No lo hicieron de la noche a la mañana, con movimientos en la agencia libre, sino que la gerencia fue paso a paso y construyó el Big 3 más internacional que hayamos visto hasta ahora.

En esa mentalidad, la personalidad de las tres figuras fue fundamental, aunque también la estructura de la franquicia tuvo un impacto importante en ellos, que hicieron allí su debut NBA. "Es muy usual que el equipo adopte la personalidad de su jugador franquicia, pero el problema es que muchas veces esa personalidad no es la mejor. En el caso de Timmy, el era tan buen compañero y se enfocaba tanto en ganar y jugar de la forma correcta que fue ideal que la franquicia se comporte como su carácter", expresó Boris Diaw sobre Tim Duncan.

"Para mí fuiste una inspiración cada dia, me contagiabas", le dijo Parker a Ginóbili a principios de año, en el retiro de camiseta del argentino. "Pude ser testigo de como le aporta cosas más valiosas que puntos a un equipo. Mejora la cultura de una organización simplemente con estar presente. Fue exitoso en hacerme participar de más actividades de equipo en tres años que lo que había hecho en toda mi carrera" contó LaMarcus Aldridge sobre Manu.

"Desde su primer dia en el 2001 Tony nos impresionó e inspiró con su pasión, dedicación y deseo. Era un gran líder", enunció Popovich sobre el base francés.

Así fue el legado del Big Three de San Antonio Spurs, más allá de las victorias.

El Big Three de San Antonio en números

Más allá de que las estadísticas individuales de cada uno se vieron disminuidas teniendo que repartir el juego, los números que Duncan, Manu y Parker lograron juntos fueron increíbles comparados a los otros grandes tríos de la NBA.

  • Cuatro títulos (2003, 2005, 2007 y 2014), logrando más que cualquier otro trío de estrellas en la era moderna (Bill Russell, Tom Heinsohn y Bob Cousy consiguieron seis en Boston Celtics entre las décadas del 50 y 60, pero era una época muy distinta como para comparar).
  • Mayor cantidad de victorias en temporada regular: 575. Superaron las 541 de Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish en Boston Celtics, obtenidas entre 1980 y 1992.
  • Mayor cantidad de victorias en Playoffs: 126. Superaron las 110 que obtuvieron Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar y James Worthy en Los Angeles Lakers, entre las postemporadas de 1980 y 1989.
  • Nueve temporadas con % de victorias superior al 70% y ninguna campaña con menos de 50 victorias (incluso en la 2011-2012, de apenas 66 partidos, ganaron 50).

Los cuatro anillos de Tim, Manu y Tony

2003: el comienzo de la historia

El Big Three de San Antonio Spurs comenzó en octubre de 2002, con la llegada de Manu Ginóbili a la NBA. El bahiense era una estrella de básquetbol europeo y hace apenas un mes había hecho historia con la Selección Argentina, llegando a la final de un Mundial en el que formó parte del quinteto ideal. Sin embargo, siendo un novato de 25 años debía adaptarse a un nuevo rol en un equipo que tenía al MVP de la NBA, Tim Duncan, a una leyenda de la franquicia como David Robinson, uno de los mejores jugadores de la NBA en la década del 90, y al francés Tony Parker en la base, que con sólo 20 años ya se establecía como uno de los jugadores más prometedores de la liga.

San Antonio había ganado 58 partidos en la campaña anterior, pero en la segunda ronda de Playoffs fue apabullado por los Lakers de Shaquille O'Neal y Kobe Bryant, que estaban en camino a su tercer campeonato consecutivo y parecían imparables.

Sin embargo, liderados por un Timmy-D nuevamente MVP (23,3 puntos, 12,9 rebotes y 2,9 tapas por partido en una era de posesiones más lentas, con números menores a los de hoy en día), con Parker afirmando sus condiciones de anotador, uno de los mejores defensores de la NBA en Bruce Bowen, dos internos veteranos rendidores como Robinson y Malik Rose y el desparpajo de Stephen Jackson y Ginóbili como escoltas, los Spurs ganaron 60 partidos, fueron líderes del Oeste y en los Playoffs superaron a Phoenix Suns, Los Angeles Lakers, Dallas Mavericks y New Jersey Nets, todos por resultado de 4-2, para conseguir el segundo título en la historia de la franquicia.

Duncan fue el MVP de esas Finales, siendo absolutamente dominante con un promedio de 24,2 puntos (49% de campo), 17 rebotes, 5,3 asistencias y 5,3 tapones, una de las mejores performances de la historia para un interno. En el Game 6, que San Antonio llegó a ir perdiendo por ocho puntos pero terminó remontando, TD21 casi logra un cuádruple-doble: 21 puntos, 20 rebotes, 10 asistencias y 8 tapones.

Parker aportó 14 puntos, 4,2 asistencias y 3,2 rebotes por encuentro siendo la segunda opción de ataque del equipo y Manu cimentó su lugar como sexto hombre de los Spurs en esas Finales: promedió 28,7 minutos por partido, con 8,7 puntos, 4,5 rebotes, 2 asistencias y 2,2 robos por encuentro. Ginóbili es el único rookie de un equipo campeón en promediar más de 25 minutos en las Finales en los últimos 20 años.

2005: Las Finales más duras

Después de haber tocado la gloria en 2003 y de sufrir una dolorosa derrota por 4-2 frente a Los Angeles Lakers en 2004 tras comenzar la serie ganando por 2-0 (con esta dolorosa conversión de Derek Fisher en el último segundo del quinto choque), San Antonio volvía a apuntar a lo más alto en la temporada 2004-2005. La experiencia que aportaban David Robinson, Malik Rose y Steve Kerr en 2003 ahora la brindaban dos tiradores sensacionales: Robert Horry y Brent Barry, mientras que Nazr Mohammed llegó a mitad de temporada desde New York Knicks en un trade (por Rose) para ocupar el lugar de pívot titular.

Apoyado en la mejor defensa de la NBA (permitió un promedio de sólo 88 puntos por partido), liderada por Duncan, y jugando un ataque de posesiones largas que sólo era "descontrolado" por irrupciones de Ginóbili y Parker, San Antonio ganó 59 partidos y en la temporada regular quedó por detrás de Phoenix Suns que jugaba un estilo muy opuesto, con la explosividad de Steve Nash y Amare Stoudemire. Esa misma campaña fue la del primer All-Star Game de Ginóbili, que fue titular en los 74 partidos que disputó en la temporada.

Esos fueron de los Playoffs más duros para los Spurs: le ganaron 4-1 al Denver Nuggets de Carmelo Anthony en primera ronda, pero se le escapó el Game 1 en casa y debieron recuperar la ventaja de localía con un triunfo en tiempo suplementario. En la segunda instancia vencieron por 4-2 al Seattle Supersonics de Ray Allen con un 98-96 en el sexto partido gracias a un doble de Tim Duncan a 0,5 segundos del final.

Todavía quedaba Phoenix, serie en la cuál los Spurs tenían que ganar al menos un choque en Arizona, donde los Suns del MVP Nash habían ganado 35 partidos de 46. Pero no fue un problema para San Antonio: 121-114 en el Game 1 y 111-108 en el Game 2, con los tres miembros del Big Three metiendo más de 20 puntos en cada partido, una producción que fue prácticamente el promedio de una serie que San Antonio ganó 4-1.

Las Finales del 2005 serían emocionantes, a pesar de un partido no tan vistoso. San Antonio se midió con Detroit Pistons, el último campeón, otro equipo que se lucía por su defensa y que tenía un ritmo de juego lento: Chauncey Billups, Rip Hamilton, Tayshaun Prince, Rasheed Wallace y Ben Wallace conformaban el quinteto del equipo de Larry Brown y los medios de la época predecían que la serie iría a seis o siete partidos: no se equivocaron, ya que San Antonio terminó ganando 4-3.

26 y 27 puntos de Ginóbili en los primeros dos partidos en casa le dieron a los de Popovich una ventaja de 2-0, pero la defensa de los Pistons dejó a San Antonio por debajo de los 80 tantos en el tercer y cuarto partido para nivelar las cosas. El quinto partido, también en Auburn Hills, es de los más recordados de las últimas décadas: San Antonio ganó 96-95 en tiempo suplementario con un triple de "Big Shot Rob" Horry a falta de seis segundos. El ala-pivot sumó 21 puntos entre el último cuarto y la prorróga.

Detroit se recuperó rápido y ganó el sexto partido en Texas para empatar las cosas nuevamente, pero en el primer séptimo partido de las Finales en jugarse desde 1994, Duncan y Manu se combinaron para 48 puntos del 81-74 de San Antonio. Duncan ganó su tercer premio a MVP de las Finales con 20,6 puntos, 14,1 rebotes y 2,1 tapones. Para muchos ese premio debió ser de Manu Ginóbili, quién hizo una gran serie con 18,7 tantos (49% de campo), 5,9 rebotes y 4 asistencias y fue el que tomó la posta en los momentos clave, marcando 11 puntos en el último cuarto del séptimo partido. Tony Parker acompañó bien, con 13,9 puntos y 3,4 asistencias.

2007: El primer round frente a LeBron

En la temporada 2005-2006 San Antonio potenció a su equipo campeón con una gran incorporación como Michael Finley, pero la ilusión de lograr un bicampeonato se volvió a romper al caer en tiempo suplementario del séptimo partido de las semifinales de conferencia con Dallas Mavericks, posterior campeón. Casi el mismo equipo fue por la revancha en la 2006-2007, con la llegada de los pivots Fabricio Oberto y Francisco Elson para cumplir el rol de "obreros" al lado de Tim Duncan, reemplazando a Nazr Mohammed.

San Antonio ganó 58 partidos en la temporada regular y quedó tercero, manteniendo la misma idea basquetbolística que lo había hecho llegar a tanto éxito. Como en 2005, Denver Nuggets fue el rival de la primera ronda de Playoffs y volvió a caer por 4-1. Phoenix sufrió un 4-2 en segunda rueda, siendo el rival que más oposición presentó en esa postemporada. En las Finales del Oeste a los Spurs le tocó enfrentar a Utah Jazz, que había quedado cuarto en la temporada, y se impusieron por 4-1.

Finalmente, la oposición en las Finales de la NBA fue Cleveland Cavaliers. Los Cavs, liderados por un LeBron James de apenas 22 años que estaba teniendo una postemporada increíble, no estuvieron a la altura de un equipo mucho más experimentado y con más calidad en el plantel: era muy poco lo que estaba a la altura de una final entre lo que rodeaba a LBJ y para todos los jugadores del equipo de Cleveland era su debut en las Finales.

El Game 1 fue para los Spurs, con apenas 14 puntos de James, y esa tónica se mantuvo durante toda la serie, con LeBron contenido siempre por debajo de las 25 puntos. Apenas el tercer partido fue cerrado, con un triunfo de San Antonio en Cleveland por 75-72. En el cuarto y último partido, 27 puntos y 5 asistencias de Ginóbili lideraron una de las únicas tres "barridas" en las Finales del Siglo XXI (Lakers 4 - Nets 0 en 2002 y Warriors 4 - Cavaliers 0 en 2018 son las otras).

Tony Parker, goleador de los Spurs en las Finales con 24,5 puntos (57% de campo) además de 5 rebotes y 3,3 asistencias por partido, fue elegido como el MVP de esa serie. Duncan anotó 18,3 puntos y tomó 11,5 rebotes además de bloquear 2,3 lanzamientos en las Finales, mientras que Ginóbili, ya con el rol de sexto hombre bien definido (no fue titular en ninguno de los 20 partidos de Playoffs) promedió 17,8 puntos, 5,8 rebotes y 2,5 asistencias. Otro argentino, Oberto, fue titular en los cuatro partidos.

2014: Spurs reinventados y la hora de revancha.

Siete años después, la NBA era muy distinta, pero Tim Duncan, Manu Ginóbili, Tony Parker y Gregg Popovich seguían liderando la causa de los San Antonio Spurs. Las Finales de 2013 habían sido muy dolorosas para San Antonio, que estuvo a un triple de Ray Allen de consagrarse campeón en el sexto partido frente a Miami Heat pero terminó perdiendo por 4-3 ante otro Big Three: LeBron, Wade y Bosh.

Este era un San Antonio distinto, que apostaba al pase extra y los triples, repartía mucho la anotación entre un maravilloso elenco de jugadores internacionales (Boris Diaw, Marco Belinelli, Tiago Splitter, Patty Mills, Cory Joseph) y había reemplazado a Bruce Bowen por otros dos temibles defensores perimetrales, Kawhi Leonard y Danny Green, que aportaban más en ataque que el hombre de la camiseta número 12.

San Antonio tuvo su tercera mejor temporada regular de la historia del Big Three: 62-20, suficiente para ser el mejor equipo de la NBA, con una espectacular racha de 20-1 durante mediados de febrero y el mes de marzo, después de la clásica "Gira del Rodeo". Gregg Popovich fue elegido el mejor entrenador del año por segunda vez en su carrera.

El 21, el 20 y el 9 ya eran veteranos: Duncan tenía 37 años, Manu 36 y Parker 31, todos con más de diez temporadas de experiencia en la liga, pero seguían aportando al primer nivel y fueron los tres jugadores con más lanzamientos al aro durante los Playoffs. En esa postemporada el primer rival fue Dallas Mavericks y los Spurs sufrieron, pero gracias a 32 tantos del francés Parker en el Game 7 se alzaron con la victoria. El trío promedió 55 puntos durante esa serie.

Portland Trail Blazers fue el segundo escollo pero cayó más fácil: 4-1, con margen de al menos 15 puntos en las cuatro victorias. Oklahoma City Thunder, con el talento joven de Kevin Durant y Russell Westbrook quiso frenarlos en las Finales del Oeste, aunque se encontraron con que Duncan, ya con 38 años, era mucho para ellos: 17,8 puntos y 10,2 rebotes para el 4-2 de Spurs.

Las últimas Finales del Big 3 los cruzaron de nuevo con LeBron y Miami. Habían ganas de revancha después de un 2013 en el que quizá pensaron que su última oportunidad se les había escapado. "Lo que vivimos la pasada temporada fue muy duro porque sentíamos que el trofeo nos pertenecía, que lo tocamos y se nos fue de las manos", dijo Ginóbili. Decididamente eso los potenció, porque en el 2014 sacaron de la cancha al Heat: 4-1 con victorias muy amplias: 110-95, 111-92, 107-86 y 104-87. El único triunfo de Miami en cambio fue apretado: 97-95.

No hubo paridad en la serie frente a un impresionante partido de San Antonio, que posiblemente mostró en esas Finales el mejor nivel de toda la era Popovich.

El MVP no fue un miembro del Big 3 sino que se lo llevó Kawhi Leonard, siendo el segundo MVP de las Finales más joven de la historia a los 22 años (el récord es de Magic Johnson como rookie a los 20 años) gracias a sus 17,8 puntos por partido con una efectividad increíble (61% de campo, 58% en triples) y un gran trabajo defensivo junto a Boris Diaw para detener a LeBron James. Parker volvió a ser el goleador de los Spurs en unas Finales con 18 puntos por partido, Duncan promedió 15,4 tantos y 10 rebotes para su quinto anillo y Ginóbili terminó con 14,4 puntos, 4,4 asistencias y 3 rebotes.

"Todo fue cambiando con el paso del tiempo, pero siempre encontramos una forma de seguir ganando juntos " manifestó Tim Duncan, un hombre de pocas palabras, pero que en este caso dio con la expresión justa.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Markelle Fultz
Fultz, salir de la sombra para sonreír en Orlando
Leandro Fernández
rajon rondo
Rondo recupera sensaciones: el relevo de LeBron
Nacho Losilla
devonte graham
Devonte' Graham, ¡10 triples contra Warriors!
Nacho Losilla
ricky rubio
Ricky y una marca que no se veía en Phoenix desde Nash
Nacho Losilla
CJ McCollum
McCollum brilla para que festeje Portland
Agustín Aboy
Jaylen Brown y Jimmy Butler
Los Celtics frenan en seco a Miami
Carlos Herrera Luyando
Más noticias