NBA

Toni Kukoc, el gran campeón de la escuela yugoslava en la NBA

Este sábado 11 de septiembre le llegará a Toni Kukoc uno de los momentos más importantes de su carrera, por más que ya lleve 15 años alejado de la práctica profesional del deporte. El crack croata, tricampeón con Chicago Bulls a fines de la década del 90, será ingresado al Salón de la Fama del baloncesto (presentado por su ex compañero Michael Jordan), un reconocimiento a la altura de su gran trayectoria: estamos hablando de uno de los mejores jugadores que han surgido de Europa.

Kukoc era un prototipo clásico de la clase de cracks que formaba la afamada escuela yugoslava del baloncesto y que hoy en día se sigue repitiendo en los países que antes conformaban esa república: una técnica individual exquisita reflejada en su elegancia dentro de la cancha, una enorme lectura de juego y un físico (2,08 metros) que no encaja del todo con su posición, posición que no terminaba teniendo sentido para encasillar a jugadores tan completos, capaces de ocupar distintos roles.

Toni, nacido en Split en septiembre de 1968, no fue el primer exponente de esto ni el mejor ni el último: hoy el MVP Nikola Jokic y un crack como Luka Doncic lo demuestran en el siglo XXI afirmándose entre los 10 o 5 mejores jugadores del mundo y otro jugador un poco más contemporáneo a Kukoc como el malogrado Drazen Petrovic era quien solía llevarse la mayor cantidad de elogios cuando el mundo del baloncesto comenzó a globalizarse.

La NBA no dejará de poner sus ojos en esa región de Europa para captar talento: Petrovic, Kukoc y Vlade Divac fueron algunas de las figuras que abrieron esa puerta al iniciar la década del 90 y hoy, 30 años más tarde, ya se puede contar a más de 75 jugadores nacidos en esa zona que luego llegaron a disputar al menos un partido en la mejor liga del mundo. Sin embargo, entre todos ellos, nadie ha podido ganar tantos campeonatos ni hacerlo con un rol tan importante para el éxito como Kukoc.

Más | Ricky Rubio habló como jugador de Cleveland Cavaliers: "Tenemos talento joven, aunque solo eso no hace un buen equipo"

En las temporadas 1995-1996, 1996-1997 y 1997-1998 el alero croata se consagró con Chicago Bulls, ubicándose así como uno de los jugadores internacionales más laureados de la historia de la liga. Consagrarse campeón en la NBA es realmente complicado: solamente entre unos 15 y 20 jugadores por año. Pero asombra la comparación de la gloria en conjunto que consiguió Kukoc con la del resto de los jugadores de su región. Además de él, apenas los eslovenos Beno Udrih (2005 y 2007 con San Antonio Spurs) y Sasha Vujacic (2009 y 2010 con Los Angeles Lakers) consiguieron más de un anillo mientras que Zan Tabak, Darko Milicic, Rasho Nesterovic y Peja Stojakovic son los otros que levantaron una vez el trofeo Larry O'Brien.

Si, Kukoc cayó en un contexto genial para lograrlo: se unió en 1993 al equipo tricampeón de entonces y, aunque los Bulls no pudieron ser campeones en el receso que se tomó Jordan ni en su regreso para los Playoffs de 1995, sacaron a relucir su mejor versión en 1996, 1997 y 1998 con Kukoc actuando como sexto hombre en lugar de tener que ser el líder de la franquicia (algo que luego no los llevó a buenos resultados en la temporada 1998-1999). Pero ese mismo contexto genial tuvieron Manu Ginóbili y Tony Parker en San Antonio Spurs por caso de otros jugadores internacionales. O los demás yugoslavos campeones, ninguno de un rol central en su equipo (Stojakovic ya estaba por retirarse en 2011 y no llegó a jugar más de 26 minutos en el total de las Finales).

Son los jugadores protagonistas los que hacen al contexto y, aunque Kukoc no era la voz ni la primera guitarra de ese equipo de Chicago, contar con un talento como él saliendo desde el banco era un diferencial para el equipo. Promedió 10,7 puntos, 3,6 rebotes, 3,1 asistencias y un robo por encuentro en 27,3 minutos de media entre los Playoffs de 1996 y 1998, disputando 22 de los 55 partidos como titular. Apenas Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman tenían más tiempo en cancha que él.

En la última postemporada, con un Rodman corrido del eje del profesionalismo a un punto que ya parecía excesivo hasta para él y con Pippen tocado por una lesión en un pie, su importancia fue aún mayor y Toni respondió en un Chicago que necesitaba que de ese paso adelante: promedió 14,6 puntos por partido en las Finales del Este ante Indiana Pacers, cerrando con 21 tantos para ganar el Game 7, y tuvo tres partidos de 15 puntos o más en las Finales, incluyendo uno de 30 con 11-13 en tiros de campo. En todas las Finales que jugó tuvo algún momento clutch.

El gen ganador Toni ya lo arrastraba desde Europa, donde antes de cumplir 23 años había ganado tres veces la Copa de Europa (equivalente de la Euroliga actual) siendo MVP de las Finales en dos de esas consagraciones (también lo logró en 1993, cuando perdió una final apretada). De hecho es el único jugador en toda la historia del baloncesto que logró la proeza de ser tricampeón europeo y tricampeón de la NBA: exitoso en las dos principales competencias mundiales a nivel de clubes.

"Hoy en día jugadores como Doncic, Jokic o Bogdanovic son bien conocidos antes de entrar en la NBA y la confianza en ellos es mucho mayor que en mi época. Tan pronto como entran en un equipo se demuestra la confianza, obtienen el balón, tienen oportunidades. Es increíble que algunos de estos muchachos tengan la oportunidad de convertirse en el MVP", manifestó Kukoc en mayo de 2021 sobre un contexto que hoy le permite tener mayor lucimiento a los cracks europeos según su visión. Así como él tuvo la ventaja de jugar en esos Bulls históricos, su talento también sería más apreciado hoy (y de hecho por eso probablemente no llegaría a la NBA en un equipo tan exitoso, sino que iría a uno en reconstrucción como al que arribó Doncic).

Ahora que Toni pasa a ser parte definitiva de la historia con un espacio en el Salón de la Fama, el desafío queda planteado para Doncic, Jokic o cualquier fenómeno nacido cerca del mar Adriático que aparezca. La NBA ha tenido muchos talentos de allí, pero aún no otro campeón como Kukoc.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

marc gasol
Marc, ¿opción realista para los Warriors?
Nacho Losilla
SGA
SGA y su habilidad histórica
Juan Estevez
Carmelo Anthony
Carmelo: "Será divertido jugar en Lakers"
Nacho Losilla
Aleros
Los aleros que pelean por entrar al Top 75
Juan Estevez
nba 2k22
Códigos NBA 2K22
NBA.com Staff
ingram-williamson
¿Qué equipo será la revelación de la 2021-2022?
NBA.com Staff
Más noticias