Chicago Bulls

Zach LaVine fue el líder que Chicago Bulls necesita

El 24 de febrero de 1997 Michael Jordan anotó 30 puntos en la primera mitad del partido entre Chicago Bulls y Portland Trail Blazers. Fue Su Majestad siendo Su Majestad, anotando 11 de sus 20 lanzamientos de campo en 21 minutos y dejándole una buena ventaja a los Bulls de cara al segundo tiempo: Chicago terminaría ganando por 116-89 con 37 tantos de un MJ que ni siquiera tuvo acción en el último cuarto.

Pasaron casi 24 años de aquel partido y parece que la fiebre por Jordan y aquellos Bulls que generó la serie documental "The Last Dance" a mediados del 2020 inspiró a Zach LaVine. No lo pudo demostrar rápido, porque Chicago lo hizo tan mal en la temporada 2019-2020 que no fue invitado a la reanudación de la liga en Orlando, pero ya en el séptimo partido de la 2020-2021 el ex jugador de Minnesota Timberwolves, logró una primera mitad con tantos puntos que no sucedía en un jugador de los de Illinois desde aquella noche de Jordan en 1997.

LaVine convirtió 29 puntos en 19 minutos en la primera parte ante Dallas Mavericks, tirando 12-18 de campo y siendo imparable para los visitantes especialmente en el primer cuarto, en el que sumó 21 unidades. No es raro verlo tomar tantos tiros: es su rol natural de anotador en este equipo de Chicago. Pero ciertamente estaba iluminado.

Ahora, a diferencia de aquel Bulls vs. Blazers de MJ, LaVine no estaba teniendo demasiada compañía (el resto de sus compañeros sumaron 30 puntos en el primer tiempo) y además Chicago no estaba logrando detener defensivamente a un Dallas sin Luka Doncic ni Kristaps Porzingis, un equipo sin estrellas pero que complicaba con Jalen Brunson al mando. Los texanos se fueron al entretiempo con ventaja de 60-59 y recién fue en el último cuarto, con Coby White (23 puntos, 15 en el último cuarto) dando un paso al frente, que Chicago se aseguró el triunfo por 118-108.

La temporada 2020-2021 está aquí, el NBA League Pass es tu lugar para mirar la acción, y ahora lo puedes hacer gratis por aquí. 7 días de prueba sin cargo. Partidos en vivo y on demand. La oportunidad de mirar todo en tu dispositivo favorito.

Una victoria valiosa para los Bulls por un rival ante el que tenían que aprovechar y por tratarse de la tercera que consiguen en los últimos cuatro partidos: tras empezar la era del entrenador Billy Donovan con tres derrotas en fila, ahora el récord de 3-4 hace que quede neutralizado ese mal comienzo aunque todavía no desaparezcan algunos problemas, principalmente en el costado defensivo.

MÁS | Importante triunfo de Washington Wizards ante unos Brooklyn Nets con problemas claros

El rendimiento de LaVine es lo más importante igualmente. No es que el escolta no suela tener partidos así: es la décimosegunda vez que anota al menos 39 puntos desde que llegó a los Bulls en 2017 y a excepción de una ocasión todas ellas fueron encestando más del 50% de sus tiros (56% ante Dallas). Pero si mostró la actitud agresiva que el entrenador Donovan quiere de él desde el salto inicial. LaVine debe ser el líder de este Chicago en el juego ofensivo y también en lo actitudinal: es joven (25 años) pero es de los más experimentados en un equipo con una rotación con muchos menores de 23 años.

"Pienso que Zach fue muy agresivo, como necesitamos que sea. Fue grande para nosotros esta noche. Tuvo la mitad de nuestros puntos en la primera mitad. Le pedí que siga siendo agresivo, y eso no significa solamente anotar puntos", declaró Donovan luego del partido. De hecho, cuando Dallas se acercó a apenas dos puntos en el marcador en el final del partido, LaVine enterró un poco las esperanzas de los rivales atacando el aro para conseguir dos tiros libres y luego para asistir a Otto Porter Jr, consiguiendo un colchón importante de seis puntos a favor.

"Pienso que él quiere aprender. Es un chico brillante. Pienso que está aprendiendo. He visto mucho crecimiento en él. Él quiere ganar", alabó Donovan a la figura de su equipo luego del encuentro. Sin la presencia de Lauri Markkanen en el quinteto titular una vez más por los protocolos de salud y seguridad y con la rotación también algo diezmada (Tomas Satoransky, Ryan Arcidiacono y Chandler Hutchinson también estaban fuera) los Bulls necesitaron más de Zach y respondió. Ahora Chicago deberá enfrentar cuatro partidos más sin ellos, en una gira de cuatro encuentros por la costa oeste.

MÁS | Stephen Curry se prendió fuego en la mejor noche anotadora de su carrera: 62 puntos y victoria

Respecto a LaVine, que está promediando 24,6 puntos por partido, su rol con Donovan no parece haber cambiado respecto al que tenía con el entrenador Jim Boylen, más allá de que ahora comparta el quinteto inicial con otro jugador de perfil anotador como Coby White y no con un base natural como Tomas Satoransky. Su porcentaje de uso del balón continúa siendo el mismo (de 31,7% a 31,5%) y sus toques del balón también (de 67,5 por partido a 62,5, promediando 2,2 minutos menos por encuentro).

Sin embargo, al fantasma de que es un "anotador de equipos perdedores" si es algo que Zach se quiere sacar de encima en su séptima temporada como profesional: "Trato de ayudar a mi equipo a ganar. Con lo que sea, rebotes, defensa, asistencias, robos. Tratar de ayudar a ganar. No hemos llegado a Playoffs. Quiero liderar con esa oportunidad".

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Manu Ginóbili, Gregg Popovich, RC Buford
Ginóbili se suma a los Spurs como asesor especial
Leandro Fernández
Beal
¿Quién será el máximo anotador de la 2021-2022?
NBA.com Staff
Phoenix Mercury y Chicago Sky, ganadores en el estreno en Playoffs
Playoffs WNBA: Phoenix y Chicago, a segunda ronda
Leandro Fernández
zach lavine
LaVine y su temporada más importante en Bulls
Sergio Rabinal
rob pelinka
Pelinka: "LeBron volvió un poco más delgado"
Sergio Rabinal
#Jokic
¿Más descanso para Jokic en la 2021-2022?
Juan Estevez
Más noticias