New Orleans Pelicans

Zion Williamson, cada vez más determinante y clave para New Orleans Pelicans: "Trato de hacer la mejor lectura"

Pese a llevar únicamente 53 partidos como jugador profesional, Zion Williamson ha demostrado con creces estar más que preparado para la NBA, con un impacto ofensivo sin precedentes en la última década y un talento sinigual para condicionar la defensa rival. La progresión del jugador de los New Orleans Pelicans a lo largo de las últimas semanas forma parte de un proceso natural de adaptación y crecimiento sostenido, fruto de la continuidad que está teniendo así como de un estado físico propicio para mantener un alto volumen de minutos.

MÁS | New Orleans Pelicans remonta a Boston Celtics y gana en la prórroga con Brandon Ingram y Zion Williamson como guías

Durante el último partido ante los Boston Celtics, Zion demostró ser un jugador maduro y preparado para el siguiente paso en su trayectoria profesional, pasando de completar una mala primera mitad donde acumuló 1 de 5 en tiros de campo y 3 pérdidas a ser la figura de los Pelicans en su remontada de 24 puntos. De las manos del jugador de Duke surgieron 21 de los 61 tantos de New Orleans en la segunda mitad, 13 de ellos en el último cuarto, incluyendo un 2+1 que pudo haber supuesto la victoria en tiempo reglamentario de no haber sido por Jayson Tatum.

Ese cambio experimentado tras el descanso inyectó un extra de motivación a sus compañeros, permitiendo que figuras como Lonzo Ball y Josh Hart pudiesen centrarse en labores defensivas, así como descargar de peso creativo a un inspirado Brandon Ingram. Precisamente fue el escolta quien se encargó de sellar la victoria para Pelicans en la prórroga por 120 a 115, acabando con 33 puntos.

"Fue una gran victoria para nosotros porque nos mantuvimos fieles a quienes éramos", dijo Williamson. "Nos recuperamos. Todos, entrenadores, jugadores, recogepelotas, todos estaban comprometidos y necesitábamos toda esa energía, y salimos adelante".

"Creo que se trataba de la voluntad de querer ganar", dijo el ala-pívot. "Solo queríamos ganar. No queríamos que nos ganasen en nuestra pista. Luchamos. Jugamos duro. No se veía bien al principio, pero lo descubrimos y conseguimos vencer".

Un Williamson que sacó su mejor versión en el momento adecuado, consiguiendo finalizar con 28 tantos, 10 rebotes y 4 asistencias con un 51% de acierto en tiros de campo, lo que marca su noveno encuentro consecutivo con más de 20 puntos y un 50% de efectividad, algo que no se veía en un jugador sophomore desde Karl-Anthony Towns en 2017 y que, de hecho, es la tercera marca más alta para un jugador de segundo año.

El gran partido que completó el jugador de los Pelicans convergió en un momento decisivo, la presumible jugada final ante Tristan Thompson a quien le superó y dejó en el suelo para anotar pese al contacto. Una última acción que tradicionalmente ha estado reservada a Ingram, pero que Van Gundy decidió ceder a Zion por el momento en el que estaba así como el emparejamiento más propicio.

"Eso significó mucho para mí", comentó el protagonista. "Eso es por lo que todo jugador pone en el trabajo duro, para estar en esos momentos. La entrenadora asistente Teresa Weatherspoon especialmente. Cuando vio que estaba frustrado en la primera mitad, vino a mí y me dio muchas palabras sobre la confianza. Significa mucho".

"Todos me miraron en ese momento como, 'Nosotros estamos contigo. Cualquiera que sea la decisión que tomes, nosotros estamos contigo'. Tener gente así detrás de mí significa mucho".

Más allá de una máquina de highlights, Zion Williamson se está convirtiendo en un jugador inteligente, de lecturas correctas y que va desarrollándose como un incipiente generador de juego. El joven de 20 años está todavía lejos de poder llevar sobre sus hombros el peso ofensivo de un equipo, pero está dando los pasos adecuados para ello.

Después de no acumular no llegar al mínimo de posesiones (10) como finalizador en el bloqueo directo como manejador en la pasada campaña, siendo usado preferiblemente como finalizador (50 posesiones, 1,16 ppp), en 2021 con Van Gundy la dinámica ha cambiado considerablemente. En las 51 posesiones totales que ha tenido como finalizador del pick&roll, Williamson ha producido 1,15 puntos por posesión con un 56% de acierto, colocándose a la par de jugadores como Giannis Antetokounmpo (1,13 ppp) y por delante de otros como Pascal Siakam (0,96 ppp) o Ben Simmons (0,78 ppp).

Así, la canasta del triunfo emergió de su lectura de juego desde el bloqueo directo, conectando con Ingram en un lateral que a 30 segundos del final de la prórroga conectó un triple decisivo.

"Siempre que estoy en el pick-and-roll como manejador de la pelota, trato de hacer la mejor lectura", dijo Williamson. "Creo que en esa situación, después de llegar a la canasta un par de veces, leí que iban a colapsar. Tan pronto como colapsaron, Brandon es un tirador. Él estaba allí, así que hice el pase".

"Hoy fue un día alentador. Nos quedamos juntos y todos hicieron cosas que hacen bien", aseguró Brandon Ingram. "No creo que Zion necesitara ningún estímulo adicional. Hizo una jugada en la que creemos y acertó".

Con este triunfo ante Boston los Pelicans rompen una racha de 2 derrotas consecutivas y se colocan 13-17 en 11ª posición del Oeste y con opciones de seguir escalando en la tabla.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Luka Doncic
Toda la jornada NBA del viernes
Agustín Aboy
Space Jam 2
Las estrellas del "Good Squad" en Space Jam 2
NBA.com Staff
kevin garnett
Garnett, un jugador único que sentó precedente
Sergio Rabinal
Facundo Campazzo
Campazzo y un registro similar a Ginóbili
Leandro Fernández
Tomjanovich
Tomjanovich y dos temporadas Salón de la Fama
Juan Estevez
Playoffs Race - East
La definición del Este: todos los focos de pelea
Leandro Fernández
Más noticias